NUEVO PROTOCOLO DEL GOBIERNO PARA LAS RESIDENCIAS DE PERSONAS MAYORES.

El nuevo protocolo favorece el principio de autonomía personal y de apertura de los Centros. Por el contrario, no articula ninguna medida que contribuya a garantizar la seguridad de los Centros recayendo la responsabilidad en el propio Centro.

FECHA: 10/12/2020

El pasado domingo, se informaba de la aprobación por el Gobierno de un protocolo en materia de residencias (aprobado durante la semana anterior por el Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Atención a la Dependencia).

Dicho protocolo tiene el carácter de RECOMENDACIONES, pues la competencia sobre la materia corresponde a las COMUNIDADES AUTÓNOMAS.

Tales recomendaciones, las cuales pasamos a referir, las cuales deberían “inspirar” el régimen de funcionamiento en materia de libertad de movimientos y régimen de visitas en centros residenciales:

CONFINAMIENTO: «debe evitarse en lo posible y limitarse, en todo caso, a los casos sospechosos y/o positivos».

VISITAS FRENTE AL AISLAMIENTO SOCIAL:

Se recomienda que se mantenga a los residentes en contacto con sus seres queridos mediante sistemas telemáticos accesibles, y cree «muy deseable habilitar espacios seguros en el exterior de los centros» para que puedan encontrarse con ellos.

Establece que «Las limitaciones a las visitas deben aplicarse siempre con flexibilidad y especialmente ante situaciones de enfermedad avanzada, final de vida o de residentes con riesgo de síndrome confusional (delírium) o que presenten graves alteraciones conductuales, siempre con medidas estrictas de prevención de la infección para personal y familiares».

PRINCIPIO DE AUTONOMÍA: El consejo también aconseja informar a los mayores y dependientes de las residencias «de la situación y de las opciones identificadas para respetar su derecho a decidir en la aplicación de las medidas necesarias en cada situación del centro».

PRINCIPIO DE TRANSPARENCIA: Concluye el protocolo que «Debe garantizarse la comunicación, información y transparencia hacia el exterior”.

Desde este Despacho, consideramos que dicho protocolo resalta de forma positiva el principio de autonomía de la voluntad, principio del todo ligado al  derecho a la libertad de movimientos, derecho fundamental para la persona.

Del mismo modo consideramos que dicho protocolo favorece la necesidad de que, salvo excepciones, pueda articularse un sistema de visitas continuo, pues la salud de la persona es el resultado de un conjunto de factores también en los que se incluye el factor emocional.

Por el contrario, sí hacemos constar, que dichos principios, son los que deberían haber inspirado meses atrás un reforzamiento de la prevención y la creación de mecanismos concretos que eviten los riegos de una mayor apertura del Centro a visitas y a salidas de usuarios.

Realizarlo ahora, en pleno repunto del virus con relación a los meses de verano y otoño, sin haber potenciado recursos que favorezcan la flexibilidad de las medidas referidas, se considera que no es lo más acertado, máxime cuando, de forma paralela a la publicación de dicho plan anuncia la escasez de profesionales sanitarios en residencias que puedan hacer frente a la nueva oleada.

Es por ello que, en opinión de este Despacho, no cabe abrir más los centros residenciales durante los días de Navidad si no es a través de una mayor cooperación del sistema sanitario público, por la que tanto las visitas como las salidas que se realicen se realicen con una mayor garantía en beneficio de todos.

EDUARDO ORTEGA, EO ABOGADOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *