DÍA MUNDIAL DE TOMA DE CONCIENCIA DEL ABUSO Y MALTRATO A LA VEJEZ

publicado en: Maltrato | 0

Logo_ID

stop Han pasado más de cuatro años desde que el 19 de diciembre de 2011 la Asamblea General de la ONU decidiera designar el 15 de junio Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez” e invita a los Estados Miembros, las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales y regionales, así como a la sociedad civil, incluidas organizaciones no gubernamentales y particulares, a que lo observen debidamente”.

Por el contrario, a pesar de tales declaraciones, sigue siendo escasa la conciencia que se muestra sobre esta problemática como lo prueba la escasa trascendencia mediática, social, sanitaria, jurídica… que alcanza el maltrato a personas mayores a diferencia de otros colectivos necesitados igualmente de protección (menores y mujeres).

Es por ello que en un día como hoy conviene recordar que el cuidado de los familiares ascendientes directos no solo es una obligación moral, sino jurídica, y que el cumplimiento de tales obligaciones debe adecuarse al grado de necesidad que presente el familiar mayor y que en caso de incumplimiento resulta exigible su responsabilidad.

Por el mismo motivo, estimamos oportuno resaltar en este día el excelente cuidado que prestan la gran mayoría de profesionales que trabajan con personas mayores, invitándoles a seguir promoviendo el bienestar de los usuarios mediante su “buen hacer” así como a denunciar los supuestos de malas prácticas que puedan tener conocimiento partiendo del principio de que el silencio en materia de maltrato queda extramuros del compañerismo y se convierte, por consentidor, en una conducta igualmente ilícita.

También queremos aprovechar este día para solicitar de las autoridades competentes que incrementen su esfuerzo por promover el cumplimiento de las obligaciones familiares respecto de las personas mayores, incentivar planes de formación, hacer exigible la misma en materia de prevención de malos tratos a dicho colectivo e instrumentar medios por los que, una vez sucedido un episodio de maltrato, se pongan en marcha protocolos concretos de actuación tanto en el ámbito familiar como institucional.

Por último, y como en toda materia de maltrato, resulta del todo deseable que todos nosotros, como parte de la sociedad civil contribuyamos al fomento de la  dignidad de la vejez, poniendo en conocimiento de la autoridad que corresponda en cada caso los supuestos de malos tratos a mayores de los que podamos tener conocimiento, haciendo nuestra la máxima de que en materia de maltrato no caben más posiciones que la de denunciante o cómplice.

 

Despacho de Abogados Eduardo Ortega

Despacho especializado en la

Protección Jurídica de las Personas Mayores y en el

Asesoramiento de Centros Residenciales

Dejar una opinión